Peter Zumthor – Las Termas de Vals

Darle un vistazo a una de las mejores obras de la Arquitectura contemporánea, dista de ser fácil incluso en un blog amateur. Por ello el texto de éste post, serán fragmentos de una entrevista realizada al propio arquitecto y que supe leer hace bastante tiempo en el blog recortes de un outsider.

Imagen

Fuente

 

…Entonces supe que “cada material tiene su propia forma de expresión” , como defendía Loos en su “Principio del revestimiento”.
Mis termas de Vals no podrían ser de otro material que no fuera la piedra de Vals…

…Gran parte de la arquitectura es construcción. Al final, las cosas tienen unos materiales, unas dimensiones, unas texturas, una forma de incidir la luz en ellas, que dependen de cómo las has ejecutado, no del dibujo. Como decía Louis Kahn, un edificio debería empezar a dibujarse siempre desde abajo, desde los cimientos, siendo conscientes de lo que es cada línea, cada junta entre materiales…

…no puedo imaginar construir en un no-entorno, por llamarlo de algún modo. Todo entorno tiene su cultura, sus raíces. Yo, al menos, trato de conocerlas…

…¿Por qué depositamos tan poca confianza en las cosas básicas que hacen la arquitectura: material, estructura, construcción, soportes y cargas, tierra y cielo, y en espacios que realmente puedan tenerse en cuenta -espacios cuyos límites y sus materiales, concavidad, vacío, luz, aire, fragancia, receptividad y resonancia se manipulen con respeto y cuidado?” Quizá en la arquitectura actual se ha olvidado lo básico, lo que realmente constituye el corpus de la arquitectura, y se busca otras cosas que, en mi opinión, se alejan de la arquitectura…

…las termas que construí en Vals, y a las que hemos hecho ya tantas referencias. Se pueden explicar de una forma muy sencilla:
“Montaña,
piedra,
agua;
construir con la piedra,
construir en la montaña.”
Fuimos descubriendo que se trataba de “excavar” las entrañas de la montaña, de la piedra. La piedra, por tanto, de la propia montaña, de las cercanas canteras.
Debía ser también algo monolítico, potente. Así, “los muros se han construido a imitación de viejos diques. En términos estructurales, forman un compuesto homogéneo de bloques de piedra superpuestos y hormigón. No hay revestimiento en la piedra, el hormigón o la cerámica. Todo está monolíticamente concebido, constituido y construido.”
El edificio era pues el lugar, y por tanto, la piedra se colocaba como estratos geológicos. Eso dio la forma de colocación de la piedra.
Sigamos. Quedan las instalaciones. ¿Cómo ponerlas en este gran bloque de piedra? Las concebimos de dos modos: “o bien siguen el modelo de la estratificación y la unión de masas de piedra (como en el caso de los rebosaderos, los canales y las juntas de dilatación vertical), o bien son incorporadas al compuesto de piedra y hormigón (como en el caso de la impermeabilización, el aislamiento térmico y las juntas de dilatación horizontal).”
Eso es todo: piedra, y el mundo que se crea con ella. Nada más.

Contado así, una vez que ya está hecho, todo parece muy sencillo.

Es un largo proceso, en el que tomas decisiones, te equivocas, vuelves a empezar, das con una clave del proyecto, trabajas en ella, al tiempo encuentras otra… Todo discurre muy lentamente. Se necesita tiempo y, sobre todo, trabajo.

Trabajo, dedicación… Muchas horas delante del tablero de dibujo. Son cosas que uno imagina al observar los planos con los que presentas tus obras, sobre todo en las primeras publicaciones de tu obra. Planos dibujados a lápiz, a mano…
Todavía seguimos haciéndolo así, al menos en el proceso de desarrollo de la idea. Algo distinto es que posteriormente las cosas hayan de dibujarse a ordenador, pero eso es algo final, no un medio de trabajo.
Para trabajar, para sentir el proyecto, he de verlo dibujado sobre el papel, garabatearlo con un lápiz, mancharlo con mis carboncillos… hacerlo con mis manos, lentamente… hay que dibujar cada línea, sabiéndola muro de piedra, panel de madera, tacto, visión, espacio… imaginar cada trazo que hago… soñar… Es un proceso que casi se podría calificar de parto: momentos de lucha, de dolor, y al final, cuando lo consigues… es… una sensación indescriptible… alegría…
No hay “soluciones fáciles, rápidas y brillantes, exponentes de un falso virtuosismo” . La arquitectura ha de parirse con dolor, ha de lucharse, hora tras hora, día tras día. Es un proceso lento, que va dejando atrás las dudas y temores iniciales, a fuerza de sufrimiento. El proyecto va tomando forma, vida… y al final deja de ser tuyo…

Fuente

Imagen

Fuente

Imagen

Fuente

Imagen

Fuente

Imagen

Fuente

Imagen

Fuente

Imagen

Fuente

Imagen

Fuente

Imagen

Fuente

Imagen

Fuente

Imagen

Fuente

Imagen

Fuente

Imagen

Fuente

Imagen

Fuente

Imagen

Fuente

Anuncios

4 pensamientos en “Peter Zumthor – Las Termas de Vals

  1. Pingback: Peter Zumthor en Sobrearquitecturas | Sobrearquitecturas

  2. Pingback: Los post más leídos en Sobrearquitecturas durante 2015 | Sobrearquitecturas

  3. Pingback: Zumthor y la atención al detalle II | Sobrearquitecturas

  4. Pingback: Los cinco posts más leídos en la historia de Sobrearquitecturas | Sobrearquitecturas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s